Archivo mensual: diciembre 2008

el guarda de seguridad del metro

la joven no tuvo mas remedio que acercarse al hombre de seguridad, le habían robado el bolso

él tenía los ojos azules enormes e imprevisiblemente fuera de sus órbitas, si no fuese por su huesuda nariz, los ojos sería la parte mas hacia fuera de su cuerpo

llevaba el pelo hacia atrás, desde la raíz un centímetro de pelo blanco, de ahí hasta la nuca un color teñido como marrón azafranado

 

se tenía que hacer el interesante, en sus 24 años como encargado de la seguridad del metro de villa de vallecas no se había acercado muchacha como aquella, amable, pequeña y sonriente

 

estaba nervioso, le temblaban los ojos, y mientras que la joven le pedía ayuda no sabía si cruzar los brazos o sujetarlos por detrás o sonreír o marcar un porte serio en sus cejas

 

desde que su mujer le dejó, a él y a su pastor alemán no le había sonreído ninguna mujer, su aspecto era patético y él lo sabía y él no podía hacer nada

 

-disculpe pero me han robado el bolso, vengo de trabajar y me quedé dormida, cuando desperté mi bolso no estaba

-lo siento señorita pero la política de la empresa es que si no hay conciencia de robo, sólo es una pérdida

-pero….

-vuelva mañana quizás tenga suerte

 

y así estuvo el hombre de los ojos saltones recibiendo a la joven menuda día tras día, oliendo su maravilloso perfume desde cuatro azulejos de distancia

al tercer día pensó “ ya me he enamorado” en sólo tres días , se había prendado de aquella mujer,

pensaba decirle muchas cosas pero nunca se atrevió

así que al quinto día le dio su bolso, que aunque vacío había aparecido y nunca mas la vio,

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo literatura, madrid

el imbécil con asma

subí los últimos escalones y me senté en la silla que había en la terraza, respiré hondo

el imbécil con asma lo había hecho por mi, sin hacer preguntas, las almas destrozadas son fáciles de hacer convencer, la droga hace estas cosas

recuerdo el primer día en el que vi al imbécil con asma, estaba sentado en el autobús, sin preguntarle nada me dijo que se iba a por metadona, que tío mas discreto pensé. creo que me dijo su nombre en ese momento, pero quise olvidarlo no gastaría neuronas en aquel tipo, yo me presenté como R.G.

el viaje se me empezó a hacer entretenido, resulta que el imbécil con asma tenía una cabeza interesante, fácilmente moldeable pero interesante. Sus teorías sobre la esquizofrenia que el mismo padecía eran espectaculares, con una sola copa de alcohol su cabeza se desprendía de su cuerpo y tenía “superpoderes”

sostenía el imbécil con asma que cuando le venían los ataques de esquizofrenia corría mas rápido, saltaba mas alto, era mucho mas fuerte y podía someter a cualquier persona de un solo golpe, pero claro… el asma ahí seguía pisándole los talones y por supuesto no controlaba sus actos.

pensé que alguien así podía ser muy peligroso y en las manos adecuadas incluso mortal. resulta evidente que no dejaría escapar a alguien con estas capacidades no, así que le acompañé por la metadona y pasé el resto del día con él.

intenté que se tomase una copita pero no podía, sostenía el imbécil con asma que en el centro donde se encontraba no le dejaban probar el alcohol y que llevaba 6 meses dando 0,0. por supuesto no me costó demasiado que bebiese un vodka doble de un solo trago

lo que pasó a continuación fue el mayor kaos que pueda recordar en 50 metros cuadrados, lo demás ya es parte de la gran historia del imbécil con asma y que os contaré otro día

viene de https://isacin.wordpress.com/2008/11/24/no-dejes-de-respirar/

3 comentarios

Archivado bajo literatura

taekwon-do

las marcas que estan en el suelo te estaban despistando, demasiado rojas ,demasiado gruesas, demasiadas marcas

-pueden empezar cuando quieran

ahora recordabas todas esas horas de esfuerzo, las plantas de los pies rasgadas, los callos de las manos, el día en que una uña se te quebró en el suelo.,el primer día que tu madre te “obligó” a hacer deporte…

y ahora estás aqui 20 años después

todos empiezan,todos están haciedo la misma coreografía de movimientos, todos menos tu

se oyen las 19 respiraciones, las 19 patadas a la vez, los 19 puñetazos a la vez,deberían ser 20

ya queda menos, sabes con tanta certeza el ejercicio que con los ojos cerrados podrías adivinar si ese sonido  que corta el aire corresponde a una patada, a un puñetazo o a una defensa

giro, patada por encima de la cabeza, defensa alta y se acabó

saludan, cogen aire y se van

han sido los 2 minutos mas largos de tu vida

20 años preparándote para esto, has viajado hasta korea para esto y no te has podido mover

sólo dieron 2  plazas en esta prueba para occidentales y no te has movido

nunca serás un maestro

3 comentarios

Archivado bajo literatura

linea 1 después de villa de vallecas

linea 1, cuatro y media de la tarde

enfrente tengo un hombre borracho, dormido encima de su chaqueta de cuadros, aquella que compró para la boda de su hermana en 1985, sus ojos se cierran, se duerme en 1 parada

2158340392_f3e08e4656_b

un poco mas allá una mujer que no llega al metro y medio,sabe poco de la vida, me lo dice su bolso, no encaja con su ropa, un tous ( falso evidentemente) con ropa perdida en el gusto, se baja

a la derecha hay un hombre de bigote, anillos de oro y pelo como el de una muñeca ,pegado uno a uno de manera industrial, no hace mas que hablar en alto para que todos veamos su superioridad. Su pareja, una mujer retrasada, tal vez esquizofrénica y medicada intenta hablar, pero él no le deja. Él está sentado en el extremo de los asientos  sujeta un gran tendedero que acaban de encontrar en la calle seguramente, se le cae en cada parada.

-La siguiente es Migueeeeeel…..Fernan….-dice ella

-Miguel Fernández?, Miguel Hernández, que mal estás, estás mas guapa callada, que mal lees y que mal todo

el suelo está pegajoso, es domingo, ayer fue sábado, siempre está pegajoso despues de un sábado,el estado del suelo ayuda a crear la situación.

un hombre calvo ve una película en su psp, ajeno a la conversación de la mujer medicada y su acompañante.

a mi izquierda un tipo muy alto, con un collarín unido a una especie de caparazón de hierro que impide que se pueda girar para ver a la extraña pareja, los intuye por el rabillo del ojo. Le miro y me imagino una caida por las escaleras antes de coger el autobús, con las manos en el bolsillo, no pudo sacarlas a tiempo y rodando se partió el esternón y la clavícula.

risas retrasadas.

al fondo del vagón un joven, sin nada de pelo en su rostro,es una mujer,sin duda, vestida como un hombre, hablando como un hombre, sintiendo como un hombre, coge de la mano a su pareja, una mujer con el pelo rizoso por la cara, se esconde, no la puedo ver, se dobla como doblan las cuentas de los restaurantes, para que no veamos su precio.

se mastica, va a pasar algo, tiene que haber un climax en este absurdo, se huele

se vuelve a caer el tendedero

el borracho abre un ojo y quiere saber donde está (es miguel hernández, que mal)

que mal todo, todo está mal, tiene razón el hombre del pelo de muñeca.

en la otra punta un hombre bajo y muy feo, extremadamente feo, llegando a ser grotesco, con unas enormes gafas con el cristal amarillento, dedos amarillentos, y ojos amarillentos quiere llamar la atención, “mecagüen la puta” grita, “me pasé de parada”, yo no lo creo, sólo quiere participar en el ambiente del vagón

el vagón mas extraño al que haya subido jamás.

seguro que despues de villa de vallecas aconteció algo increible, estoy seguro de ello, la mujer doblada dejó a su hombre sin vello facial para preguntarle al delcaparazón de hierro si ese autobús que perdió era importante.

tal vez el borracho se despierte milagrosamente en su parada al caerle el tendedero en la cabeza

tal vez el hombre amarillo que se pasó de parada se acercó a la princesa medicada y la liberó del bigote de muñeca, y cuando la llevaba en sus brazos le dijo al oido mientras huían corriendo “no me había saltado la parada, solo era para que me mirases…”

 

seguro que todo esto pasó, y seguramente pase todos los días despues de villa de vallecas…

6 comentarios

Archivado bajo literatura, madrid